Sin clientes no hay negocio

Un buen servicio al cliente es tan importante para un negocio, como la calidad y el surtido de productos que ofrece.

 

En esta ocasión te damos una serie de recomendaciones y trucos que siempre debes de recordar si quieres conservar a tu clientela. Amigo tendero, ¡recuerda que sin clientes no hay negocio! No pierdas clientes, mejor atrae más.

 

Estas son algunas malas prácticas que causan la pérdida de clientes

Política de precios: a la hora de ejecutar una política de precios en tu tienda, te sugerimos no tener en cuenta sólo los precios que te dan tus proveedores, sino también considerar el mercado, los canales de distribución y los precios de la competencia.

Probablemente habrá algún producto que en cierta temporada se dispare de precio y como consecuencia la ganancia que normalmente recibes disminuya, así que, en este punto debes valorar las circunstancias de mantener un precio competitivo que les convenga a tus clientes y a tu negocio (esto es algo que se da más en productos de primera necesidad como semillas, huevo o azúcar).

 

Atención al público: por muy buenos productos y precios que ofrezcas, si la atención al público es mala, ten por seguro que los clientes no regresarán a menos de que sea una gran necesidad comprar en tu tienda.

En caso contrario, si el producto que vendes es de baja calidad o tu precio no es tan competitivo pero éste va acompañado de una atención personalizada, cálida y apropiada, seguramente la venta se cerrará y obtendrás un nuevo cliente.

 

Pequeños detalles y presentación de tu tienda: es esencial la imagen que ofrece tu tienda. De la vista nace el amor, así que es importante cuidar el más mínimo detalle, los clientes se fijan en todo. Te recomendamos siempre tener la mercancía de manera organizada por categorías, limpia y con espacios entre sí para generar un ambiente de orden.

Otro aspecto a cuidar es tener una buena iluminación, los clientes deben de ver perfectamente toda la mercancía, así como tener la facilidad de desplazarse por todo el local.

Muy importante, asegúrate de que el mobiliario, el piso, la banqueta y el establecimiento en general estén siempre limpios para no generar malos olores y un mal aspecto.

 

Conoce a tu competencia como a ti mismo: tienes que conocer las políticas de precios, estrategias de venta (promociones, descuentos, incentivos, etc.), ubicación y cartera de proveedores que llevan tus competidores, esto con la finalidad de poder diferenciarte de ellos.

 

Domina las ventajas y cualidades de los productos que vendes: para poder vender cada producto relacionado a las necesidades de tus clientes, debes de conocerlos bien. También es básico escuchar a tu cliente para saber qué es lo que quiere.

 

“Mantente cerca de tus clientes. Tan cerca que seas tú el que les diga lo que necesitan mucho antes de que ellos se den cuenta de que lo necesitan”.

Steve Jobs, Fundador de Apple.

 

Échales ojo a estos trucos que sí funcionan y no son magia

Encuentra y capacita empleados de calidad, personas que estén dispuestas a ofrecer un excelente servicio al cliente. Es necesario les transmitas exactamente cómo se debe atender a las personas que llegan a tu tienda, en especial a los clientes frecuentes.

Te recomendamos darte un tiempo para entrenarlos, darles cierta autoridad y por supuesto responsabilidad en cada área en donde se deban desarrollar. El objetivo de esta práctica es darles confianza, motivación y la información necesaria para satisfacer las necesidades de los consumidores tan bien como tú lo haces.

Si un cliente llega a la hora de cierre, nunca dejes de atenderlo. Hazle saber que tu horario de trabajo es de tal hora a tal hora, pero atiéndelo amablemente.

Nunca digas “¡no hay!”. Te sugerimos decir que en esos momentos no tienes en existencia determinado producto, pero que en cuanto llegue se lo harás llegar a su domicilio. También puedes sugerirle un artículo similar que tengas en esos momentos y aplica un incentivo por la molestia que esta situación le ocasiona (un chicle, una gomita, etc.).

Cuando un cliente llegue a comprar a tu tienda, infórmale de las ofertas del día o de la existencia de algún producto nuevo que creas que le puede interesar.

Si un cliente no está contento con un producto determinado que ha comprado en tu establecimiento, deja que hable y se exprese con libertad. Después, dile que lamentas la situación y trata de llegar a la solución más satisfactoria posible.

 

Esperamos que todos estos consejos te ayuden a mejorar tus ventas y sobre todo ¡a no perder clientes!

 

Lee también: Si quieres sobrevivir, ¡diferénciate!.

 

Para realizar publicidad en nuestra revista, por favor ingresa en We Deliver Media Strategists.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*