Facing: el mejor aliado para la exhibición de tus productos

¿Quieres que tu tienda se vea mucho más llena y ordenada? Con la técnica del facing, te aseguramos que lo lograrás.

 

La exhibición es un elemento importante en el punto de venta, sin embargo, muchos tenderos suelen acomodar la mercancía en los anaqueles sin seguir ningún tipo de criterio. Este es un grave error, porque la ubicación al azar del producto no generará ningún beneficio al negocio.

 

El proceso de ventas es un proceso de comunicación visual. La vista representa el 80 % de la percepción humana, el oído el 10 % y el resto de los sentidos (tacto, olfato y gusto) el 10 % restante.

 

En este punto te estás preguntando, ¿cómo mantengo los anaqueles llenos y con los productos exactos que los consumidores necesitan? Tarea un poco difícil, ya que hay que considerar estos dos aspectos:

  • Es imposible conocer al 100% los gustos y preferencias de los clientes, aunque sea un cliente habitual, sus necesidades y demandas cambian constantemente.
  • Falta de espacio en el local. Regularmente las tienditas son pequeñas y la zona de exhibición es reducida para colocar en los anaqueles toda la mercancía que tienes.

 

He aquí el meollo del asunto: para incrementar la rentabilidad de los espacios en una tiendita es importante optimizar las zonas de exhibición, de modo tal que esto se vea reflejado en buenas ventas y altas ganancias. Para tan importante cometido existe una técnica llamada facing. Esta herramienta de venta funciona mediante una adecuada gestión de la posición de la mercancía en la primera fila de exposición en el anaquel, es decir, el facing es el el número de caras que se muestran de un producto en el anaquel y que influye en la decisión de compra.

 

De igual modo, la técnica del facing es utilizada para que una tienda parezca más ordenada y llena.

 

Se considera como un solo facing a la cantidad de producto (dos o más unidades) superpuesto en un mismo anaquel, formando una sola fila, ya sea horizontal o vertical. La presentación de los productos en la forma lineal se puede realizar de dos formas básicas:

 

  1. Presentación vertical: cuando distribuimos el stock del producto en todos los niveles de manera vertical.
  2. Presentación horizontal: cuando colocamos en un solo nivel del anaquel todo el stock del producto.

 

La presentación más eficaz para vender es la vertical, ya que tiene más fuerza visual que la horizontal, genera mayor ritmo y equilibrio. El único inconveniente es que necesitas mucho espacio para implementarla. La presentación horizontal se utiliza para casos específicos, sobre todo cuando tienes un área reducida en tu negocio.

 

Cómo repartir el espacio en los anaqueles

Existe un mínimo de espacio necesario para que el consumidor pueda visualizar los productos en un anaquel. Los expertos sugieren que un producto necesita entre 20 cm y 25 cm de espacio en un anaquel para que el consumidor lo pueda percibir adecuadamente. En el caso del facing, se requieren mínimo tres facings (tres caras del producto, tres unidades en exhibición) para que el consumidor lo pueda ver.

Para asignar el espacio en anaquel se deben considerar y analizar algunos factores como: cuánta capacidad tiene tu anaquel o vitrina, cuál es la superficie que requiere el producto (hay productos voluminosos, otros pequeños, etc.) y cuál es la rotación que tienen los productos.

 

Criterios más utilizados para asignar espacios

En función de la rotación: el comerciante le da más espacio a los productos de mayor demanda.

En función a los productos que se quiere impulsar: se exhibe la mercancía que se quiere hacer rotar.

Es importante que conozcas cómo distribuir el espacio en el anaquel para poder generar un mayor retorno sobre tu inversión, así como identificar el espacio que no está siendo productivo.

 

No consideres sólo una marca, piensa más allá, piensa en categorías

Considera que la decisión de qué mercancía se exhibe, dónde y qué espacio ocupará en los anaqueles afectan directamente los costos y ventas de un negocio. Te recomendamos sacarle mayor provecho a los espacios, del buen manejo de éstos depende el crecimiento de tu tienda. No lo hagas pensando en una marca, piensa en categorías, por ejemplo, aseo personal. En esta sección entrarían la pasta de dientes, el jabón de baño, los desodorantes, los rastrillos, el champú, etc.

 

A tener en cuenta

  • Que el cliente perciba los productos en orden de importancia en el anaquel es vital. Los clientes compran lo que a su juicio es relevante, pues siguen la tendencia del volumen, es más relevante aquel producto que tiene más presencia en una tienda.
  • Las ventas de un producto dependen en gran medida de la cantidad de unidades del mismo artículo que se exhibe en el mismo espacio.

 

Lee también: Consíguete un súper cliente.

 

Para realizar publicidad en nuestra revista, por favor ingresa en We Deliver Media Strategists.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*