Usa extintor, el fuego no es cosa de juego

Como medida de seguridad, todos los locales comerciales deben contar con un extintor de incendios.

 

Este artefacto portátil es el mejor aliado para luchar en contra de incendios que puedan ocurrir en cualquier momento en tu negocio, ya sea por un cortocircuito o por algún descuido. Si tu negocio aún no está equipado con uno, ¿qué esperas? ¡No corras riesgos!

Los extintores son una excelente herramienta de prevención, pero para asegurar su eficacia, es necesario darles mantenimiento y un manejo correcto, a continuación te presentamos una guía básica.

 

Tipos de fuego

  • Clase A: fuegos con combustibles sólidos como madera, papel, cartón, plástico, tela, etc.
  • Clase B: fuegos en donde el combustible es líquido por ejemplo petróleo, gasolina o pintura.
  • Clase C: fuegos ocasionados por equipos o instalaciones eléctricas.
  • Clase D: son los más raros, el combustible es un metal, los metales que arden son magnesio, sodio, potasio, aluminio en polvo o titanio.
  • Clase K: fuegos ocasionados por grasas y aceites de cocina.

 

Dependiendo de la enfermedad es la cura

Dependiendo el tipo de fuego a extinguir se deberá utilizar un extintor adecuado para apagar el fuego, el material o el elemento que ocasiona la combustión y que siempre tendrá diferente una reacción diferente ante la sustancia que contenga el extintor.

 

Tipo A: se trata de extintores que usan agua a presión, espuma o un producto químico seco. Están orientados para combatir fuegos de clase A. Su función principal es enfriar y humedecer la zona en donde se originó el fuego, para de este modo apagarlo y evitar que se vuelve a avivar.

 

Tipo B: estos artefactos contienen dióxido de carbono, sustancia que sirve para combatir incendios de clase B.La tarea de estos extintores es tratar de impedir la reacción química en cadena, es decir, evitan que se extienda un incendio.

 

Tipo C: en esta categoría la sustancia principal en el extintor es el gas carbónico o dióxido de carbono. Se usan para contener incendios de clase C. Su uso es sólo para personas especializadas, son muy peligrosos para los usuarios sin una preparación previa sobre su funcionamiento, ya que pueden congelar en cuestión de segundos, si entran en contacto con alguna parte del cuerpo, pueden provocar quemaduras por congelación y ampollas graves. La compra de este tipo de extintor necesita de un profesional en la materia que explique sobre la forma correcta de utilizarlo.

 

Tipo D: contienen polvo seco especial, estos extintores combaten fuego de clase D. Su principal función es enfriar el material para bajar la temperatura de combustión y como resultado apagar el fuego inmediatamente.

 

Tipo K: extintores para fuegos de la clase K a base de acetato de potasio. El acetato de potasio se descarga en forma de una fina niebla, que al entrar en contacto con la superficie del aceite o grasa, reacciona con este produciéndose un efecto de saponificación, es decir, se forma una espuma jabonosa que sella la superficie separándola del aire.

 

Los extintores que normalmente forman parte de la seguridad de un negocio son del tipo A, B y C. Sirven para apagar fuegos de sólidos, líquidos y gases.

Antes de usar cualquier extintor, es importante saber que el tiempo de vaciado del mismo es de apenas unos segundos, razón por la cual es importante conocer muy bien su funcionamiento para sacarle el mayor provecho.

 

Cómo usar un extintor correctamente

Saber utilizar un extintor correctamente conseguirá un mayor efecto contra el fuego o el incendio. Si sabemos usar un extintor la actuación contra el fuego será mucho más rápida logrando aumentar la seguridad contra incendios y la propagación del mismo.

 

  1. Normalmente los extintores tienen un pasador de seguridad que está situado junto al asa del extintor, jala fuerte de él.
  2. Colócate a unos 2 metros aproximadamente del fuego para poder atacar correctamente.
  3. Aunque la situación de fuego es alarmante, es necesario pensar unos segundos antes de actuar. Si activas el extintor a lo loco posiblemente no consigas apagar el incendio, trata de conservar la calma.
  4. Una vez situado a 2 metros del fuego coloca el extintor en forma vertical.
  5. Sujeta la manguera del extintor con una mano y con la otra oprime firmemente la manija para liberar el contenido. Descarga el extintor apuntando hacia la base de la llama, no lo dirijas directamente a la llama. El fuego se origina en la base, que es en donde se debe de actuar. Al descargar el extintor mueve la manguera de izquierda a derecha para abarcar toda la base del fuego.
  6. Aunque hayas apagado el fuego vacía completamente el extintor para evitar que el fuego se reanime. De todos modos dejar una carga de la sustancia que contiene dentro de un extintor no sirve de nada ya que debe de recargarse totalmente después de su uso.

Otras recomendaciones

  • Siempre vacía el extintor en la misma dirección del viento.
  • Nunca le des la espalda al fuego mientras usas un extintor.
  • El mantenimiento de un extintor se debe de realizar una vez al año.
  • Ten presente la fecha de vencimiento, por tu seguridad.

 

Amigo trabajador, siempre hay que estar preparados para hacer frente a posibles situaciones de este tipo. Esperamos que esta información te sirva para estar siempre preparado para actuar en caso de ser necesario.

 

Recuerda visitar Abarrotero.com para que encuentres toda la información sobre el mundo de los abarrotes, las ventas, las finanzas, ¡y mucho más!

 

Haz clic para ver todas las notas de El Emprendedor.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*