Diferencias entre las tarjetas de crédito y las departamentales

Muchas personas suelen confundirlas, pero la realidad es que existen varias diferencias importantes entre las tarjetas de crédito y las departamentales.

 

El crédito es la cantidad de dinero que te presta una institución financiera con la obligación de pagarlo con intereses en un plazo determinado. Existen diversos tipos de crédito: hipotecario, automotriz, empresarial y de consumo; en este último se sitúa la tarjeta de crédito y, aunque las tarjetas departamentales son un producto similar, estas cuentan con varias diferencias con respecto a las tarjetas de créditos.

Checa esta información proporcionada por la Condusef:

 

La tarjeta de crédito

  • Es un medio de pago emitido por instituciones financieras.
  • Se trata de un producto de uso generalizado, es decir, que la puedes usar en cualquier establecimiento.
  • Si realizas tus compras en los días siguientes a tu fecha de corte, puedes financiar tus compras hasta por 50 días sin pagar intereses.
  • Te da la posibilidad de retirar dinero en efectivo de cajeros automáticos.
  • Se llama “de crédito”, porque la institución financiera es quien te otorga el préstamo que debes pagar, de acuerdo al periodo que elijas y según los plazos negociados al contratarla.
  • Se trata de un crédito revolvente, porque cada vez que realizas una compra, utilizas tu línea de crédito, pero la recuperas conforme vas pagando.

 

Las tarjetas departamentales

  • Son emitidas por una empresa comercial.
  • Son de uso cerrado, ya que sólo las puedes utilizar para realizar compras dentro de un solo comercio.
  • La tasa de interés suele ser más elevada que la otorgada por las instituciones financieras, ya que los requisitos solicitados para su apertura son mínimos.
  • El límite de crédito lo determina el comercio.
  • En las tarjetas departamentales, por lo general no aplican comisiones de apertura, anualidades, adicionales, ni cobro por robo o extravío.
  • A través de este producto puedes acceder a descuentos o promociones que se ofrezcan dentro del comercio.

 

Ahora que ya conoces las diferencias, no olvides:

  • Presupuestar tus compras, ya que esto te dará el tiempo de comparar precios y prever tus pagos.
  • Si optas por comprar bienes con tarjeta de crédito, procura que su vida útil sea mayor que la deuda (por ejemplo, electrodomésticos).
  • Cumple con tus pagos, ser totalero tiene sus ventajas y la mayor es no pagar intereses.
  • Una tarjeta, ya sea de crédito o departamental, no es una extensión de tu salario.
  • No abuses de las promociones a meses sin intereses, ya que comprometes tus ingresos a largo plazo.
  • Las tarjetas departamentales son atractivas, por lo que si te llama la atención contar con una, no te dejes llevar por la imagen del comercio y evalúa qué tanto utilizarás sus beneficios.

 

Para realizar publicidad en nuestra revista, por favor ingresa en We Deliver Media Strategists.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*