¿Te chillan las balatas?

Con el ir y venir de las actividades diarias, es muy común que nos olvidemos de uno de los elementos importantes de nuestro automóvil: las balatas (frenos de disco).

 

Estar al pendiente y revisar constantemente los frenos de disco es esencial para evitar un accidente, pues son unos de los elementos principales de seguridad, además, te ayudarán a cuidar su vida útil. A continuación te mostramos algunos puntos a tomar en cuenta para el correcto mantenimiento de los frenos de tu vehículo.

 

Advertencias

  • Probablemente has escuchado un rechinido proveniente de tus llantas al momento de frenar. En el mejor de los casos se debe a que a las balatas les falta lubricación, tienen polvo, piedras o partículas metálicas incrustadas, sin embargo, hay otra explicación por la que oyes ese chillido y es aún más grave. La razón es que las balatas son muy delgadas y cada que frenas, roza el caliper con el rotor; lo cual no sólo no te detiene eficientemente, sino que daña irreparablemente el rotor.
  • Si a la hora de activar el freno de mano sientes un recorrido muy largo, entonces llegó el momento de cambiar las zapatas (frenos de las llantas traseras), que sin duda han sufrido un desgaste.
  • Otro aspecto a tener en cuenta es que, si al instante de pisar el freno, éste baja mucho o está demasiado rígido, es el momento justo de acudir con tu mecánico de confianza para que realice el cambio de balatas.

Mantenimiento

  • Las balatas son un elemento clave de los frenos de disco, éstas tienen forma de pastillas y mantienen contacto con el disco en la acción de frenado, por lo que es un componente que sufre un desgaste muy rápido. El grosor de las mismas debe ser mínimo de media a un cuarto de pulgada, si es menor que eso, necesitan ser reemplazadas, de lo contrario estarás frenando muy por debajo de lo recomendado para tu seguridad.
  • Los fabricantes recomiendan revisar y cambiar el sistema de frenos cada año.
  • Al cambiar las pastillas es importante que compres aquellas que cumplan con las especificaciones del equipo original.
  • Cuando el líquido de freno está muy caliente, se transforma en vapor, esto ocasiona que el pedal del freno caiga hasta el piso. Por ello se recomienda cambiar el líquido de freno cada dos años, o cada 24,000 kilómetros.

 

Recuerda visitar Abarrotero.com para que encuentres toda la información sobre el mundo de los abarrotes, las ventas, las finanzas, ¡y mucho más!

 

Haz clic para ver todas las notas de Mi Motor.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*