Ajo negro, el alimento súper poderoso

Recientemente ha saltado a la fama el uso del ajo negro, el cual, además de sus cualidades culinarias, se destaca por sus grandes beneficios nutricionales.

 

El ajo negro se obtiene cuando se somete al ajo blanco convencional a un tratamiento de envejecimiento durante varias semanas, en condiciones especiales de humedad y calor. Esta técnica de envejecimiento de origen asiático no sólo suaviza su sabor y le da una textura más blanda, sino que también transforma sus propiedades bioquímicas, lo que se traduce en un aumento de las bondades que ofrece en su estado original.

Para conocer más acerca de este maravilloso alimento, te invitamos a leer la siguiente información.

 

Más antioxidantes

El ajo negro contiene una gran cantidad de vitamina C, además posee entre 5 y 7 veces más polifenoles (sustancias que se encuentran en los alimentos y que tienen acción antioxidante) que el ajo blanco. Estos antioxidantes reducen los efectos de los radicales libres, retrasan el envejecimiento celular y disminuyen la aparición de enfermedades degenerativas y crónicas.

 

Previene enfermedades cardiovasculares

Su consumo también mejora la circulación sanguínea, reduce la tensión arterial, ayuda a controlar los niveles de colesterol malo y regula los niveles de azúcar en la sangre. Esta mejora de la circulación sanguínea evita los dolores de cabeza derivados de la tensión elevada o la mala circulación.

 

Pura energía

Un diente de ajo negro contiene la misma energía que una cabeza completa de ajo común, si practicas alguna actividad física, el ajo negro es un gran aliado para mejorar tu rendimiento físico. Se recomienda comer de 1 a 3 dientes de ajo en ayunas para comenzar el día con mucha energía y aprovechar todos sus beneficios.

 

Importante: debido a su gran poder energizante, siempre hay que comerlo alejado de los horarios de sueño, ya que su efecto dura aproximadamente 8 horas.

 

Excelente proteína vegetal

En el ajo negro se pueden encontrar todos los aminoácidos esenciales y cinco de ellos en mayor cantidad, tales como:

  • Treonina (106mg en el ajo blanco y 171mg en el ajo negro), indispensable para ayudar al hígado en sus funciones de desintoxicación.
  • Valina (197mg en el ajo blanco y 250mg en el ajo negro), estimula el crecimiento y reparación de tejidos.
  • Metionina (51mg en el ajo blanco y 87mg en el ajo negro), indispensable para la síntesis de proteínas.
  • Fenilalanina (124mg en el ajo blanco y 200mg en el ajo negro), vital en la producción de colágeno.

 

Dato: el ajo negro es 2.000 veces más antioxidante que la vitamina E.

 

Recuerda visitar Abarrotero.com para que encuentres toda la información sobre el mundo de los abarrotes, las ventas, las finanzas, ¡y mucho más!

 

Haz clic para ver todas las notas de Salud.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*