¡Aguas con las alergias!

El pasado 21 de marzo comenzó oficialmente la primavera en México, y con ella, el renacer de las flores y plantas de nuestro ambiente, algo hermoso de ver, pero que no siempre le viene muy bien a nuestra salud.

 

La primavera es la época del año en la que vemos a las plantas florecer y todo el ambiente se vuelve más colorido y llamativo, pero lamentablemente, no todo es tan bonito, ya que muchas personas suelen verse afectadas por alergias que también renacen durante dicha temporada. Checa algunos datos importantes sobre esto:

 

¿Qué son?

Los especialistas de la salud definen a las alergias como reacciones exacerbadas del sistema inmune a cualquier elemento que el organismo identifique como invasor. Las alergias normalmente pueden ser tratadas de forma rápida y simple, pero también depende, en gran medida, de la persona que las padecen.

 

Las causas

La razón principal por la que comienzan las alergias en esta época del año, es debido al polen que generan las plantas durante sus florecimientos, el cual es dispersado por el ambiente gracias al movimiento del viento. Adicionalmente están las esporas que producen los hongos y los ácaros del polvo, el que suele acumularse mucho más en esta temporada, sobre todo en lugares cerrados.

 

Los síntomas

Las alergias comunes suelen ocasionar irritación de la vista y la nariz, lagrimeo y enrojecimiento ocular, picor en la vista y la faringe, goteo nasal constante, inflamación de la mucosa nasal, estornudos frecuentes, fatiga y cansancio, dolor de cabeza e hinchazón bajo los ojos. En las personas asmáticas, por ejemplo, los síntomas suelen ser más fuertes.

 

Factores negativos

Como si fuera poco, exponerse al humo del tabaco, aromas muy fuertes o ambientes muy húmedos o llenos de polvo, pueden empeorar las alergias. Así mismo, el consumo de medicamentos comunes, tales como las aspirinas, tampoco es recomendable si se sufre de alergias durante la primavera.

 

¿Cómo prevenir?

Resulta un poco complicado evitar el polen, sobre todo cuando se trata de días con mucho viento, por lo que, en estos casos, te recomendamos usar un cubrebocas para que lo evites lo más posible. Si eres alérgico a algunos animales, como perros o gatos, evita estar en contacto con ellos. Ventila las sábanas de la cama para evitar la acumulación de ácaros y, por último: ¡no te auto-mediques!

 

Recomendaciones finales

Evita, en la medida de lo posible, salir de casa los días en los que haya mucho viento, mantén cerradas las puertas de los cajones y clósets, no seques la ropa al aire libre para prevenir que ésta recoja el polen del ambiente, evita abrir las ventanas de tu casa, oficina o vehículo y, por último, mantén tu casa limpia para evitar la acumulación de polvo

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*