¡Abusado a la hora de negociar!

Llegó la XXIII Expo y Venta ANAM 2019, cuyo objetivo principal, es negociar para que sus participantes logren conseguir productivas alianzas comerciales.

 

En este sentido, el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española nos indica que, negociar es: “tratar y comerciar, comprando y vendiendo o cambiando géneros, mercancías o valores para aumentar el caudal”.

Así que, una persona puede tener muchas buenas ideas en mente, pero si esta no cuenta con las habilidades necesarias para negociar, lo más probable es que dichas ideas no lleguen a nada, algo que sería muy lamentable.

Por lo tanto, ahora que hemos entrado en materia, queremos dejarles algunos consejos o aspectos básicos que creemos que son importantes considerar al momento de realizar una negociación.

 

1. Buscar información

Antes de asistir a alguna reunión con un cliente o proveedor, es beneficioso documentarse muy bien sobre varios aspectos, tales como: el tema a tratar, las características del producto a vender (si es el caso) o la información que se considere necesaria sobre la empresa o persona con la que se va a negociar.

En este punto es muy bueno recordar aquellos días de escuela o de universidad en donde teníamos que prepararnos con varios días de anticipación para una presentación importante. Podría tratarse de un trabajo individual o en equipo, pero para todos era vital defender nuestras calificaciones, de modo que, para que saliera perfecto, debíamos estudiar, leer e investigar muchísimo. Aplica de igual forma en el mundo laboral.

 

2. Establecer estrategias de negociación

A veces es bueno hacer caso a los instintos, ya que pueden surgir ideas o maniobras muy interesantes, pero también es de suma importancia crear y planificar las tácticas y estrategias que sean necesarias para llevar a cabo antes, durante y después de la negociación, así como también tener un Plan B en caso de que algo no salga tan bien.

 

3. Definir los objetivos

De la mano del punto anterior, es fundamental tener claro que, todas la fichas que vayan a moverse dentro de la negociación, deben buscar lograr un objetivo, por lo tanto, hay que definir qué es lo que se quiere lograr con dicha negociación y trabajar con base en eso.

Como muchas cosas en la vida, trabajar para lograr los objetivos que nos planteamos es una buena motivación que nos permite seguir hacia adelante. Es verdad que a veces puede haber desviaciones en el camino, pero las metas siempre deben estar claras y fijas.

 

4. Cerrar la negociación

Durante el desarrollo de la reunión, se recomienda hacer una lista en donde se vayan enlistando los puntos más importantes y relevantes de la negociación, de este modo, al final de la misma, se puede dar un repaso general de todas las ideas y acuerdos a los que se llegaron.

 

5. Hacer una revisión de todo el proceso

Una vez terminada la negociación, tal y como si de un estudiante se tratara, es muy bueno repasar y estudiar todo lo que se habló y se logró en la junta, de modo que, si se considera que faltaron aspectos por definir o tratar, se puede pedir una nueva reunión en la cual se repase todo lo acordado y se traten los puntos faltantes.

En este aspecto también se puede agregar que, una buena idea, es ir creando archivos de cada negociación en la que se participe, de modo que se puedan tener ideas guardadas que anteriormente funcionaron y que, posiblemente, puedan servir para el futuro. También es algo completamente aplicable en el caso contrario: destacar los aspectos que no sirvieron, para así descartarlos.

 

Lee también: Clientes indeseables: Ningún negocio los necesita

 

Para realizar publicidad en nuestra revista, por favor ingresa en We Deliver Media Strategists.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*